El candidato a la presidencia por CREO, Guillermo Lasso presentó los compromisos que considera más urgentes de tratar una vez gane la presidencia en febrero. Sus propuestas de campaña se basan en el verbo derogar y el más preocupante es el punto 10. Lasso propone “derogar el impuesto ambiental a la contaminación vehicular, comúnmente conocido como impuesto verde”. Después de revisar este punto, me pregunto: ¿sabe lo que es el Cambio Climático? ¿Cree que el Cambio Climático es real? ¿Conoce las actividades que contribuyen al Cambio Climático? ¿Conoce las consecuencias esperadas del Cambio Climático? Aunque existe un gran debate sobre sus evidencias, este podría definirse como los cambios en las medias de las variables atmosféricas (temperatura, humedad, precipitación). Aunque expresado de esta manera no parece tan grave, las consecuencias que el cambio en el clima podría tener en la humanidad son devastadoras: en algunos casos se espera la migración forzada de millones de habitantes de zonas costeras, el cambio de aptitud para determinados cultivos (en el del café es posible que la mitad de las áreas cultivadas en la actualidad presenten pérdidas del 20-40% en la productividad) lo que obligaría a buscar nuevas zonas para el cultivo.

Por su propuesta pareciera que las respuestas a todas las preguntas anteriores son no, Lasso parece no entender de Cambio Climático: se olvida de cosas simples como que el Ecuador es parte de un mismo planeta, que el cambio climático es global, que no es cuestión de fe sino de ciencia, se olvida (o ignora) que el consumo de combustibles fósiles es uno de los principales responsables de emisiones de gases efecto invernadero causantes directos del cambio climático, información que el IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos ante el Cambio Climático) ha repetido hasta el cansancio.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

La propuesta de eliminar el impuesto verde es retrógrada y carente de lógica planetaria. Mientras a nivel mundial se plantean estrategias económicas que desincentivan el uso de combustibles fósiles e impulsan un desarrollo con bajas emisiones de CO2, como las Estrategias de desarrollo bajas en emisiones (LEDs por sus siglas en inglés), el candidato de CREO nos retrocede como país a 1958, cuando la humanidad todavía creía que las emisiones de gases efecto invernadero no tenían consecuencias en el clima a escala global. La propuesta también ignora que, como humanidad, tenemos el compromiso de no aumentar en 2°C la temperatura global, y que para lograr esta meta, es necesario reducir emisiones y aumentar la capacidad de secuestro de carbono del planeta (que puede lograrse a través del incremento de cobertura forestal), ignora también que el compromiso es de todos, que el gobierno y sus instituciones deben buscar medidas que faciliten el cumplimiento de esta meta planetaria. El candidato de CREO se olvida también que el reto consiste en lograr un desarrollo sostenible, uno que sea capaz de garantizar el cumplimiento de las necesidades básicas fundamentales del ser humano, y al mismo tiempo acortar la brecha existente entre conservación y producción.

Mientras en otros países, como Chile y Costa Rica, se establecen impuestos a los combustibles cuyos fondos son destinados a programas de pagos por servicios ambientales, la propuesta de Lasso va de reversa. Uno de los ejemplos exitosos de la aplicación del impuesto a los combustibles es Costa Rica: destina el 4% de este impuesto como aporte al Fondo de Fomento Forestal (FONAFIFO), que a su vez invierte el 3% de ese dinero en programas de reforestación a nivel nacional, y el 1% al Ministerio de Agricultura y Ganadería, para financiar cultivos orgánicos. Los resultados son claros: la cobertura forestal se ha incrementado en más de 10% entre 1990 y 2013, y la tasa de deforestación se ha reducido, siendo de las más bajas en países tropicales. El resultado responde a un plan nacional de carbono neutralidad, en el cuaĺ aportan también la ley forestal y la contribución del impuesto a los combustibles.  

A pesar del escepticismo de ciertos sectores que mencionan que como país la contribución del Ecuador en las emisiones de gases efecto invernadero es insignificante, y por lo tanto deberíamos enfocar nuestros esfuerzos en la adaptación, es necesario recordar que adaptación es también aumentar la resiliencia de las comunidades y ecosistemas naturales, y esta puede lograrse con la protección de áreas naturales y el aumento de la cobertura forestal. Una propuesta sensata con el país y el planeta, sería optimizar el uso de los recursos generados por el impuesto verde que para el 2015 significaron un ingreso de 113,2 millones de dólares al Estado. Esta optimización de recursos para el país y el planeta se podría realizar mediante el financiamiento de programas enfocados en la adaptación y mitigación al cambio climático (pago por servicios ambientales) y en el apoyo a la generación de información científica que permita desarrollar estrategias de mitigación y adaptación que respondan a las necesidades del país: hace falta modelar los impactos esperados del clima para los próximos 30 y 50 años y conocer cuáles serán las consecuencias de estos cambios  en los sistemas de producción agrícola, asentamientos urbanos, provisión de agua.

El punto 10 del compromiso notariado de Lasso es una propuesta demagógica que busca sumar votos pero resta la oportunidad de mejorar la capacidad de adaptación a los cambios esperados en el clima, especialmente a los sectores más vulnerables, para los cuales, como casi siempre las probabilidades les juegan en contra.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Simone Ramella.

  • Jose

    El artículo tiene varias incongruencias:
    1. El autor supone y no lo demuestra que el candidato Lasso no cree en el cambio climático y por tanto, del orígen humano del mismo.
    2.El autor supone y no lo demustra que el mal llamado “impuesto verde” desincentiva el uso de los combustibles fósiles.
    3. El autor confunde el “impuesto verde” con impuestos a los combustibles fósiles que se apliacan en otros países que realmente si pueden contribuir a redicir su uso (pero hay que demostrarlo con cifras y modelos matemáticos).
    4. Si el ingreso del “impuesto verde” es solamente de 113 millones de dólares por año, esos recursos y más pueden obtenerse subiendo el precio de los combustibles fósiles para incentivar el uso de sistemas energéticos alternativos como la energía de biogas obtenida de los desechos y otros.
    5. Los “servicios ambientales” son el último recurso y deben pagarlo quienes causan los daños ecológicos como las empresas mineras y petroleras.
    6, Todos los candiadatos hacen propuestas demagógicas, son muy malos candidatos.

  • Jose

    El artículo tiene varias incongruencias:
    1. El autor supone y no lo demuestra que el candidato Lasso no cree en el cambio climático y por
    tanto, del orígen humano del mismo.
    2.El autor supone y no lo demuestra que el mal llamado “impuesto verde” desincentiva el uso de los combustibles fósiles.
    3. El autor confunde el “impuesto verde” con impuestos a los combustibles fósiles que se aplican en otros países que realmente si pueden contribuir a reducir su uso (pero hay que demostrarlo con cifras y
    modelos matemáticos).
    4. Si el ingreso del “impuesto verde” es solamente de 113 millones de dólares por año, esos recursos y más pueden
    obtenerse subiendo el precio de los combustibles fósiles para incentivar el uso de sistemas energéticos alternativos como la energía de biogas obtenida de los desechos y otros.
    5. Los “servicios ambientales” son el último recurso y deben pagarlo quienes causan los daños ecológicos como las empresas mineras y petroleras.
    6. Todos los candidatos hacen propuestas demagógicas, son muy malos candidatos.

  • Patricio F Bustos

    El impacto del “impuesto verde” en Ecuador es nada si se sigue subsidiando los combustibles.
    Lastimosamente es un tema tabú que no menciona ningún candidato a pesar de que balbucean “reducir el gasto publico” como principal propuesta en sus campañas pero sin despedir a casi nadie, sin reducir la inversión ni desfinanciar salud y educación.
    Y claro, con solo reducir el 0.02% del PIB en comunicación y recaudar + del 10% del PIB menos en impuestos “que irán a las familias ecuatorianas” hará esto posible.

  • andres

    ¿Sabe el autor de la nota que en Ecuador se subsidian los combustibles? Si los sabe, ¿por qué no lo menciona? Talvez sea presa de lo que muchos otros periodistas y que es lo mismo que él critica: demagogia. Se nos dificulta escribir lo que sabemos que a muchos no les gustará oír.

    Eso es lo que deberíamos estar reclamando al irresponsable del presidente, que ofreción quitar el subsidio a la gasolina para el 2016 (http://www.elmercurio.com.ec/392367-expectativa-por-fin-a-los-subsidios-a-gas-y-gasolina/). ¿Quierde? Y los irresponsables de los demás candidatos ni mencionan el tema.

    El impuesto “verde” es, como tantas cosas en nuestro paisito, puro marketing. Lo que favorece (si algo, porque es tan ridículo que lo más probable es que no tenga efecto alguno) es el recambio de vehículos, pues penaliza a los más viejos. Este tipo de impuestos es por lo que los lobbistas de la industria automotriz pelean. El supuesto beneficio de las menores emisiones que trae la tecnología más nueva se anula, pues se estima que un auto ya ha producido un tercio de las emisiones de su vida útil cuando está nuevo en el almacen. Producirlo y transportarlo es ambientalmente costoso, por lo que promover la compra de autos nuevos no le sirve al ambiente, sino a quienes lo fabrican.

    En que Lasso es un chiste sí estamos de acuerdo.

  • elvenindark

    y porque no miramos hacia el Asia, de donde procede el capital para las famosas “inversiones” que a los oficialistas les duele llamarle por su nombre. China es el país que más contamina en el mundo y el mejor socio comercial de Correa, por más escusas para evadir la responsabilidad de este gobierno con este régimen contaminador, está clarísimo que mantener dicho socio nos hace cómplices del deterioro del aire a nivel mundial

    • FJGC

      China acaba de declarar una inversión en energía verde sin igual: 361 mil millones de dólares para el 2020. Osea “ya mismito”. ¿Como te quedó el ojo? http://fortune.com/2017/01/05/china-renewable-solar-energy-spending/ A balbucear a otro lado…

      • elvenindark

        China se va a volcar hacia energías renovables (luego de haber destrozado el país) pero aún así continuará usando combustibles fósiles a pesar de la enorme inversión que hace. Cuánto disminuirá el consumo? no dice nada el artículo, plegará a los tratados internacionales para apalear el cambio climático? nadie lo obliga, en ese caso? que tratas de demostrar con un artículo que solo habla de inversiones en energía renovable pero nada de reparaciones?

  • Galo Vazquez

    Al ritmo que vamos, ya en lo tarde, cuando en medio de las tragedias sociales previstas con los efectos del cambio climático, a los políticos habremos de culpar por ello y otra vez, el trabajo en equipo -sólo utilizado para superar los casos en donde las emergencias están presentes-, nos sacaría del apuro. Sólo que esta vez, una vez traspasado el límite de no retorno, el cambio climático habrá de cumplir con su cometido y perdurará por bastante tiempo, mientras se mantengan las condiciones propicias para su existencia.

    El poder ciudadano concentrado en cada país para uso político es lo que prácticamente fija el escenario mundial: el cambio climático, la inminente extinción de las grandes especies, la hegemonía del capital económico sobre el ser humano, los gastos en armas, las guerras, las crisis social y económica, los transgénicos, 1 de cada 5 seres humanos en la miseria, la dependencia a los minerales, etc. Enemigos comunes a los que habría que enfrentar y superar con el talento colectivo, unidos y fortalecidos, en equipo. Por desgracia, un estilo utilizado exclusivamente para sacarnos, no sin sufrir las provocadas o atraídas tragedias: hambrunas, crisis, infraestructura devastada por las guerras, terremotos, maremotos, etc.