En el debate presidencial, organizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil, el candidato a la presidencia por el partido Izquierda Democrática, Paco Moncayo, al referirse a la creación de empleos, sugirió que al dotar de servicios básicos a la población se necesitarían trabajadores porque: “3 millones y medio de ecuatorianos no tienen agua potable ni alcantarillado”. La declaración del candidato no se puede verificar en su totalidad porque si bien sí hay datos de acceso a alcantarillado, no hay información pública sobre acceso a servicio de agua potable.

Según los resultados de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) hasta junio de 2016, de los 16.560.742 ecuatorianos, 6.183.120 personas —37 % de la población— no cuenta con acceso a alcantarillado. En esta misma encuesta están los datos sobre red pública de agua pero esas cifras no pueden ser utilizadas para hablar del acceso al “agua potable” porque la red pública de agua no necesariamente incluye procesos de potabilización. Según el INEC, la red pública de agua se refiere al medio de abastecimiento de agua en la que se considera los sistemas de captación y conducción del agua hacia las viviendas; pueden o no incluir procesos de tratamiento de agua. La medida excluye los casos de vivienda que no se abastecen de la red pública (sino, de por ejemplo, carro repartidor, pozos, etc.).

Captura de pantalla del debate presidencial 2017.