Es común leer en Twitter comentarios peyorativos dirigidos a los que han votado por Alianza País: tontos y borregos. Esa actitud de superioridad intelectual y desdén hacia personas que opinan distinto es parte de la caja de resonancia que tiene a la oposición de perdedores perpetuos. Aun aceptando la falaz división de que los ricos inteligentes votan por la oposición y el pueblo vota por el oficialismo (lo cual representa una tendencia y no una regla), la psicología demuestra que ambos bandos hacen el mismo proceso mental interno para decidir por quién votar.

El psicólogo israelí y Premio Nobel de Economía Daniel Kahneman y su compañero de investigación Amos Tversky revolucionaron su campo de estudio por demostrar que los seres humanos usamos dos sistemas para tomar decisiones. El primero es “rápido, instintivo y emocional”, y el segundo es “lento, deliberativo, y lógico”. El primer sistema existe para permitirnos navegar el mundo con la capacidad de tomar decisiones veloces, mientras el segundo nos permite absorber y procesar más información. Los dos sistemas son fácilmente manipulables.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Cuando aplicamos este concepto a la política, la primera pregunta que se hace un votante es, ¿puedo confiar en este candidato? ¿Representa mis intereses? Tanto los pobres como los ricos procesan la misma pregunta en relación a los candidatos pero llegan a conclusiones distintas. Si eres un profesional educado en colegios privados que vive en Samborondón en Guayaquil o El Condado en Quito, tal vez te ves reflejado y representado por Guillermo Lasso o Cynthia Viteri. Tal vez se parecen a tus tíos y hablan de tus intereses: a ti también te arde el impuesto de salida de divisas que el candidato Lasso promete quitar, y crees que el país sería mejor manejado por personas con la experiencia de levantar empresas grandes como un banco.

Pero si fuiste educado en un colegio fiscal, tomas transporte público y has visto mejorar tu calidad de vida en los últimos diez años, tal vez no te sientes representado por los señores Lasso, un banquero, y Viteri, una señora rubia. Luego ves un candidato en silla de ruedas y tal vez te relacionas con él, por qué su silla de ruedas te dice algo: vencer la adversidad. “El político siempre quisiera abdicar en favor de su imagen”, dijo Marshall McLuhan, “porque su imagen siempre será más poderosa que él”.

Por más que los politólogos dediquen miles de hojas y horas a analizar resultados electorales, tanto los ricos y los pobres analizamos y procesamos información de la misma forma. Una vez que esa información es contextualizada, llegamos a conclusiones distintas. Si algunos creen que su educación superior les da mayor capacidad para analizar elecciones se equivocan: simplemente toman decisiones basadas en sesgos contextuales y luego justifican su sesgo con la pretensión de su educación formal.

Este argumento fue respaldado por el activista venezolano Andrés Miguel Rondón en un texto en The Washington Post. La nota debe ser lectura obligatoria para nuestra oposición. Dirigiéndose a una audiencia norteamericana, Rondón ve en la elección de Trump un escenario familiar: la clase política tradicional se olvida de la clase popular, y luego se encuentra vencido en las urnas por un caudillo que no necesariamente comparte valores democráticos. Queriendo compartir las lecciones de la oposición venezolana, Rondón dice que la oposición en su país profundizó la fragmentación en el país al culpar “al pueblo” por la victoria de Chávez, y en el proceso se olvidó quién era el enemigo real. “No dejábamos de pontificar de lo tonto que era Chávez, no sólo con nuestros amigos internacionales pero también con la base de Chávez ¡Este señor está loco, ustedes deben estar locos!” Pero Chávez no era tonto, y la oposición no ganó un solo voto por llamar tontos a los votantes chavistas. “Al menospreciar a los militantes (de Trump), han perdido la primera batalla. En lugar de pelear en contra de la polarización, te has dejado vencer”. Si uno profundiza la polarización, según Rondón, uno no puede ser la solución a la polarización.

Rondón dice que la solución en Venezuela llegó cuando la oposición por fin aprendió las lecciones de sus derrotas: “La oposición en Venezuela se demoró diez años en aprender que tenía que ir a las favelas y el campo, no para dar un discurso, pero para jugar dominos y bailar salsa, y demostrar que ellos también son venezolanos” —escribió en el diario estadounidense— “tenían que romper la división de tribus, bajarse de las vallas y demostrar que son reales. No es populismo de otra forma: es la única manera de establecer credibilidad”.

En otras palabras, aplicando la teoría de Kahneman, la oposición ecuatoriana tiene una desventaja estratégica: no viene de la mismo tribu que la mayoría del electorado, y por ende genera desconfianza en el primer sistema que usamos para procesar información. Por eso no llega a apelar al segundo sistema. El candidato de Alianza País, Lenín Moreno, en cambio, tiene una ventaja estratégica: al pertenecer a la misma tribu del oficialismo —moldeada después de diez años de discursos y obras— puede ganar las elecciones sin el voto de la clase media alta. Por eso puede optar por no ir al debate organizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil sin que le perjudique: sus votantes no lo iban a ver, y la gente que lo iba a ver no iba a votar por él.

No es suficiente reconocer que parte de la victoria de Alianza País se debe a su capacidad de polarizar al país y dividirlo en dos tribus. Para que la oposición gane, tiene que conocerse a sí misma para entender el papel que ocupa en este mundo creado por el oficialismo. Si somos “nosotros” contra “ellos”, hay que redefinir quién es quién, y si la oposición tiene una desventaja estratégica en no ser para la mayoría de los ecuatorianos la opción producida por el primer sistema de procesar información, tiene que apelar al segundo sistema de procesar información: eso requiere hablar con y no hablar de la gente que ha apoyado a Alianza País durante diez años. “Hay que demostrar preocupación, y no desprecio por las heridas de quienes han llevado (al populista) al poder”, dice Rondón. Hasta eso, los únicos culpables de sus derrotas serán ellos mismos.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Fotografía de KalypsoWorldPhotography. Todos los derechos reservados.

  • juepucta

    váyanse haciendo a la idea de hacer alianzas para segunda vuelta y oren para que no le den los números a moreno en la primera…

    • Hector Chiriboga

      …todo apunta a que habrá un fraude para que suceda que LM sea elegido en una sola vuelta.

      • juepucta

        todo apunta? hágale un favor a la nación y presente la evidencia? caso contrario tengamos una conversación que no esté basada en ciencia ficción

      • FJGC

        Jajajaj el típico fraude que el Correísmo viene haciendo por 10 años dices tu…

      • Dario Paul Arias

        Evidencias mi estimado. Las especulaciones no hacen bien y creer siempre que el fraude esta presente es otra forma de fragmentar otro sector del electorado. Recuerde que el CNE también hay ecuatorianos honrados que hacen su trabajo. Acusar de fraude es acusar a ellos de deshonestos y corruptos, otra razón más para que esas personas y sus familias no den el voto por la oposición.

  • David Mena Merizalde

    En serio es atinado emplear el ejemplo del aniñado de colegio privado vota por Lasso, el de colegio fiscal vota por Lenín?? Queda en evidencia que el autor del artículo sigue pensando sesgado (lo que critica) y anda muy perdido en “realidades” que a lo largo de estos 10 años se han ido pintando en el panorama. Hay que entender que la gente que apoya al régimen, está apoyando también abusos, derroche, incremento falaz de la deuda, insultos semanales financiados con plata del pueblo, persecución política, dignidades ilegítimas, atropellos a la Constitución, casos de corrupción y una larga lista de etcéteras de dominio público y comprobados… A eso se le llama borreguismo. Por favor, ya no utilice el ejemplo del chico aniñado y del chico pobre, porque simplemente denota lo poco que puede predecir del electorado en el Ecuador, y de lo mucho que su mente ha caído bajo el influjo correísta de dividir a la población… Al igual que los políticos que critica, no conoce a la gente a la que se dirige en sus artículos…

    • FJGC

      Jajajajaj alguien no entiendó la lectura.

    • Dario Paul Arias

      En serio? Entonces en realidad existe una superioridad intelectual y de discernimiento entre el bien y el mal entre los borregos y los no borregos.

    • Francisco Morales

      Criticas el texto de forma incisiva y al final dejas ver que tú mismo formas parte de esas “realidades” inventadas por el autor.

    • Jason Faulkner

      El autor debe de poner tu publicación en el artículo. Eres un ejemplo perfecto de lo que habla.

    • Francisco Vasquez

      Me sumo al comentario que no entiendes lo que lees

  • Jessica Jimenez

    Es que yo no lo llamaría ni siquiera “oposición”. La oposición es el otro puntal importante de una democracia. Es la alternativa, la propuesta diferente a lo vigente, el hacerlo mejor. Decir borregos o sacar los trapos sucios del otro compatriota es simplemente, rastrero por decir poco. ¿Puede alguien que piensa en función de país, expresarse de esta manera de alguien que no sigue su misma línea de pensamiento o de actuación? Simplemente No. Quien así lo hace, parece que desprecia al otro quien sabe por qué razones inconfensables que, por lo que he podido ver y escuchar, a lo mejor están en sus deficiencias educativas, o en sus frustraciones personales, laborales, sentimentales e inclusos sexuales o qué sé yo. Es decir, de todo menos en función de lo que debe ser una alternativa a lo que supuestamente para ellos, está mal, es decir de construir y de respetar la opinión y la decisión de una mayoría a través de su voto que entiende que le beneficia en función de comunidad. Por eso pierden, perdieron y seguirán perdiendo.

    • cristian carrillo

      Comparto en mucho tu opinión, no obstante, pienso que hacer lo que la mayoría decida tampoco es garantía para que cualquier proyecto político, social, etc. sea exitoso. Jorge Luis Borges sabía decir que la democracia es un error estadístico, porque en la democracia decide la mayoría y la mayoría está conformada por imbéciles, esto lo decía Borges que era un poco facho (inclinación política que le costó el Nobel de literatura) y que de alguna manera se le podría interpretar sus palabras como un desprecio hacia las clases populares, pero por otra parte también se puede encontrar mucha razón cuando observamos lo que pasó en la Alemania de los nazis, en la Italia de los fascistas y en muchos otros sitios dónde apoyados en la mayoría se han cometido genocidios, masacres y crímenes de toda índole.

      • Jessica Jimenez

        No estoy de acuerdo en lo que dices. Si la mayoría aprueba y coincide comúnmente en una gestión que le beneficia, no veo porqué tenga que ser malo. Lo malo es seguir visceralmente o dejarse llevar por un sentimiento de odio para dar un voto de castigo por ejemplo, eso si es reprochable y puede llevar a situaciones como la de Argentina por ejemplo. También si esa mayoría visceral está desinformada. Afortunadamente en Ecuador gracias a la libertad de expresión que se vive, se puede sacar conclusiones que evitan lo anteriormente descrito.

  • José Donoso

    Este artículo parece ser la clase de “reflexiones” que profundizan la diferencia en lugar de proponer un diálogo serio. Si partes de la premisa, aparentemente inequívoca, de que tus lectores van a tener filiación con tu propio punto de vista perdiste de entrada la posibilidad de cualquier comunicación. ¿Por qué un aniñado de El Condado o Saborondón tendría que identificarse con Lasso o Viteri en lugar de con su propio sentido común? ¿Por qué alguien que va en bus tendría que identificarse con la idea (perversa en sí misma por hegemónica) de “vencer la adversidad”? Esta sociología espontánea parece hacer más mal que bien. Decir que los aniñados deben intentar hacer entrar en razón a los pobres ¿no significa adjudicar de entrada (sin ninguna crítica de por medio) la razón al poder?
    El autor (¿el editor?) se podría tomar un par de minutos más pensando su lugar de enunciación antes de posar de “inteligente”.

  • Lump

    pesimo articulo, no hay opinion, no hay analisis, se da por sentado “bandos”, blanco y negro. Bien contra el mal. Oficialismo vs. oposicion. Que pena Gkillcity, no hay proceso editorial? curacion?

    • FJGC

      Es verdad que la oposición no es un solo bando, sino varios partes fragmentadas que ni entre ellos se aguantan, pero de todas maneras, les une su oposición al actual gobierno. De allí, acaso que Gkillcity tiene que solo escribir artículos que te van a gustar…

      • Lump

        No se trata de q guste o no guste, se trata de leer algo coherente q pueda cuestionar verdaderamente. Quien escribio esto no tiene idea de lo q está haciendo. No hay una estructura y da pena porque en gkillcity generalmente te encuentras con buenos tópicos y análisis. Yo veo q aparentemente eres o t identificas con el oficialismon y eso está muy bien si es lo q te gusta. Mi crítica al texto no va dirigida hacia ningún partido político. Es hacia la capacidad de análisis muy pobre de la persona q escribe acá. Sorry si fuiste tú, no me he dado cuenta.

  • Javier Cisneros

    “Tal vez se parecen a tus tíos y hablan de tus intereses: a ti también te arde el impuesto de salida de divisas que el candidato Lasso promete quitar, y crees que el país sería mejor manejado por personas con la experiencia de levantar empresas grandes como un banco.”
    Terrible error es creer que el estado puede ser manejado como empresa.

  • Orda Deu

    Este editorialista tapiñado, con su tibieza ensayada, demuestra el mismo nivel de burbujismo biempensante que quiere ver en otros. Lo que llama “falaz división de que los ricos inteligentes votan por la oposición y el pueblo vota por el oficialismo” es un pedo suyo, pero que nadie medio serio lo promulga. De hecho son las clases medias las que suelen ser más objetivas, no los acomodados que no tienen mucho que perder ni los necesitados que velan más por sus interesas materiales más inmediatos. De todos modos, en Ecuador no es mucha la diferencia, en mentalidad y valores, entre las clases medias a altas y las clases populares. Un estudio publicado en esta misma página publicó recalcó que hasta hace poco el apoyo al régimen era transversal e independiente del nivel educativo y clase social. Algo similar sugiere la Encuesta sobre Valores Culturales. ¿Quién se plantea seriamente eso de “ricos inteligentes”? ¿Cuántos ricos, pero ricos de verdad, hay en el Ecuador?
    Sobre la polarización, el más perverso y cargante ha sido promovido justamente por este gobierno, no solo en discurso sino por el propio modelo que ha implantado en el país, es decir, por causas estructurales: es inevitable entonces -y hasta deseable- en situaciones en las que la elección de los mandatarios impactan tanto los intereses más inmediatos y los valores de la ciudadanía, que la gente se tome el tema más en serio.
    Pero eso ni siquiera se está dando

  • Washington Esly Ramirez Fernan

    No existe gobierno perfecto

    Todo lo expuesto aquí está totalmente tergiversado esto no se trata de quien es más inteligente y quien es mas bruto, esto se trata de sentido común y lógica. La oposición ya tuvo su tiempo en el poder gobernaron como quisieron y todos sabemos las consecuencias de ello, fuimos el país con la capacidad de sacar a muchos presidentes por su incompetencia y seguimos teniendo ese poder pero no se ha vuelto a usar ¿Porque? El pueblo según la oposición se volvió tonto o es que abrieron los ojos. Si pasas por una calle y te asaltan lo lógico es no volver a pasar por esa calle, la oposición te insta y te tienta a que pases de nuevo por esa calle peligrosa que nada bueno te dio tratando al pueblo como tonto, y saben cuál es la razón por la que no pueden ganar, porqué un pueblo que ha sido bien tratado con salud educación e infraestructura después de tanto maltrato departe de los oligarcas neoliberales y privatizadores vende patria y atrasa pueblo que todos conocemos no son tontos de hecho son personas con sentido común, tonto es creerle al que te robo.

    Nosotros no nos parecemos a Cuba o Venezuela, el país que más se acerca a nuestra situación es la Argentina y ellos tomaron la decisión “inteligente” de votar por un candidato parecido a Lasso y a Viteri el infame Macri el que igual a esta oposición prometió el oro y el moro y en el momento que llego al poder hiso exactamente lo contrario a lo que prometió, estas personas que se disfrazan de salvadores son comparables a perros hambrientos delante de un jugoso filete el cual es el país.

    Los Ecuatorianos la tenemos fácil bueno los que tienen memoria y sentido común, simplemente podemos comparar el antes y el después así de sencillo la tenemos, es decisión de cada uno si eres ingenuo y les crees a los que nunca han cumplido sus promesas definitivamente es un problema de IQ .

  • Carlos Aguirre

    El país necesita catarsis…

  • Jason Faulkner

    Todos los candidatos de la oposición prometen a bajar impuestos sin recortar servicios públicos, reducir la deuda y también crear empleos al mismo tiempo. No requiere un doctorado en economía para ver que eso es matemáticamente imposible. El problema con la oposición ecuatoriana es que su única oferta factible es “fuera Correa, fuera” . . . . y eso va a pasar si ganen o no.

  • Francisco Vasquez

    Me parecio muy bueno el artículo de los pocos que son objetivos, analiticos y pensante, justamente lo corroboran las opiniones cde los anteriores comentarios, de hecho es la receta de un partidario del oficialismo para que justamente el oficialismo pierda, es decir !El autor automaticamente comprueba que los borregos son de ambos lados!, estimados compatriotas de todos los bandos, tenemos que ser analiticos y hay que releer e investigar antes de dar una opinión. ¿Cuantos leyeron el artículo que el autor cita? (esta en inglés pero google traduce más que decente ahora).

    Por favor evitar opiniones como:
    ¿Por qué un aniñado de El Condado o Saborondón tendría que identificarse con Lasso o Viteri en lugar de con su propio sentido común?-> Estimados hay obvio que más de alguien en Samborondón votara por el oficialismo y en La Roldos alguien lo hara por la oposición, pero las opiniones se hacen en promedios, en PROMEDIO y ahí si que es obvio que se puede identificar a cada sector.

  • Edgar Andres Bustamante

    Acabo de gastar 5 minutos de mi vida

  • Fernando Loor

    Implementar analisis con otras problematicas y otros contextos puede ser debatible, en el pais hemos tenido mensajes populistas que han llegado a ser mas eficientes que otros mensajes, sino no se explica el velasquismo.
    El analisis que es interesante sería sobre el poco interes de la población en el discurso politico y mas sobre el interes de la imagen del politico. Ese planteamiento de Lenin Moreno vs. Lazo es un planteamiento de imagen el contexto sería la percepción del presidente con sus sabatinas en todo el país genera una imagen de un presidente cercano a las necesidades de la población, con todos los problemas de corrupción que se ha presentado sería elegido como presidente el indice de aprobación sería el indicador mas cercano y en Cedatos dice que a diciembre llego al 42%. El valor sería suficiente para ser presidente sin embargo el candidato es Lenin no es lo mismo. El tema es interesante si lo analizas como imagen, que mensaje realmente llega a la población que le das mas importancia, en esta epoca, las redes sociales han profundizdo el poco analisis critico como esto influencia en el país.

  • krilin_sama

    Lo mas gracioso es que los que se creen pensantes han sido totalmente manipulados por los medios de comunicación y las redes sociales. Son capaces de seguir y defender ciegamente a cualquiera que esté en contra de Correa a pesar de que les vaya peor. Se quejan de que Correa es prepotente pero eligen a alguien cuyo partido desaparece gente. se quejan del IVA del 12 al 14 % luego de un terremoto pero votan por alguien que lo quería subir del 10 al 15% para salvar sus bancos.

    Comparten y publican noticias falsas en contra de toda ética, y llaman borregos al resto

  • Fernando

    Excelente artículo Matt, es demostrado que el humano toma desiciones basado en lo que se denomina “bias” o prejuicios, de esa misma forma ganó Trump, el brexit en UK, y muchos otros en la historia de la humanidad. Nunca está por demás un poco de cordura y lógica en este tipo de artículos en época de elecciones.

  • Galo Vazquez

    La imagen y la propaganda que presente una candidatura a presidente, habrá de respaldarse en los actos manifiestos. Considero que a grandes sectores de pobres y ricos seduce la presentación de propuestas interesantes, prácticas y funcionales, tal los casos de la consistente participación ciudadana con propuestas y proyectos para difundir en la administración, la aplicación de métodos que de una vez por todas eliminen el enquistado cáncer de los sobreprecios en las contrataciones de las obras públicas contratadas, los cargos públicos independientes de la ideología, por méritos, sueldos que tienen que devengar o se van a sus casas, etc. Temas que el oficialismo ni la oposición tratan, será porque son temas que no están en sus planes.