Guillermo Lasso ha llegado a la segunda vuelta de la elección presidencial y tiene la  oportunidad de hacer un cambio de partido en Carondelet después de diez años. Mucha gente cree que el expresidente del Banco Guayaquil tiene una oportunidad real de vencer, pero la realidad es que tiene delante un camino aún muy duro y largo: Lasso no tiene solo de adversario a Lenín Moreno, sino al voto nulo. Aunque lidera en las encuestas, hay un 20% del electorado que es indecisoYo, como muchos amigos, tengo el perfil de alguien que supuestamente debería votar por el candidato de CREO: como él, soy emprendedor, y sufro con los obstáculos que genera el gobierno ecuatoriano al desarrollo de una empresa. Ha dicho que le fascina la innovación: a mí también. Dice que cree en el potencial del Ecuador: igual yo. Los dos somos personas de fe, aunque no compartimos la misma rama del cristianismo. A diferencia de él, yo nací en otro país, pero he dedicado mi vida adulta al desarrollo del Ecuador, y quiero verlo prosperar. Sé que el único destino que tiene nuestro país es un destino colectivo para ricos y pobres, serranos y costeños, mestizos, negros, indígenas y ecuatorianos adoptivos como yo. A pesar de eso, la idea de votar por Lasso me provoca sentimientos encontrados. Estas son las preguntas que el candidato Lasso no contesta y que me mantienen incómodos con un voto en favor de Lasso.

¿Qué sería de los derechos de la comunidad LGBTI en su gobierno?

Una de las narrativas que asusta a los liberales es la falta de información sobre cómo la fe cristiana de Lasso influye su visión política. Entre mis amigos y compañeros de trabajo se encuentan muchas personas que pertenecen a la comunidad LGBTI o que la apoya. Son igual de ecuatorianos que cualquier otra persona que lleva el mismo pasaporte: merecen los mismos derechos. A pesar de las ocasionales tendencias homofóbicas y misóginas de Rafael Correa, ellos y ellas han visto el avance de sus derechos durante los últimos diez años, pero falta mucho por hacer. Por ende quisiera que aclare: ¿tendrá la comunidad LGBTI un retroceso bajo su gobierno, o asumirá su gobierno el reto de perseguir su igualdad ante la ley? Pongo ésta pregunta como mi primera porque creo que la base de una República es la igualdad ante la ley. ¿Concretaremos la visión de una república con él?

Siguiendo con el tema de derechos, ¿qué sería de los derechos reproductivos bajo su gobierno?

Sabemos que en el Ecuador la mayoría de mujeres que abortan son pobres y vulnerables. Sabemos que hay mujeres en la cárcel en Ecuador cuyo delito es que sus cuerpos no aguantan el embarazo. Otros países en la región, como El Salvador, han demostrado que ilegalizar el aborto no lo previene: simplemente empuja a las mujeres hacia clínicas clandestinas que operan sin licencia y sin mejores prácticas médicas. La persecución de mujeres que han abortado por la ley simplemente demuestra la desigualdad con que tratamos a mujeres y hombres ¿Será que dentro del gobierno de Lasso entenderemos que reducir abortos y hacerlos ilegales no son ideas complementarias? ¿Dejará él que  el Ministerio de Salud se guíe por buenas prácticas y políticas públicas, en lugar de imponer nociones religiosas desde el Estado, a pesar de que la Constitución dice que este es un país laico en visión y ejecución de políticas públicas?

Su plan económico habla de la oferta de empleo, ¿pero cómo haría Lasso para estimular la demanda?

A diferencia de otros candidatos, en los dos debates televisados Lasso hizo un esfuerzo para elaborar una visión económica, y muchas veces se refería a modificaciones tributarias con el fin de generar un millón de empleos en cuatro años. Mi problema con aquella visión es que la creación de empleo no nace de la oferta de empleo, sino de la demanda de productos y servicios. Podemos dar beneficios tributarios a emprendedores como yo, pero eso no garantiza la creación de empleo. Cuándo debo contratar es cuando aumenta la demanda para mis servicios, y esa demanda viene de un optimismo en el futuro que desemboca en confianza y luego en inversión. Mi pregunta es, entonces, ¿qué plan tiene Lasso para estimular la inversión? No es suficiente crear beneficios para los que manejamos la oferta de empleo sin también considerar la necesidad de estimular la demanda ¿Cómo lo hará?

Para Guillermo Lasso, ¿las zonas francas son una estrategia o una táctica?

Lasso ha hablado mucho de las zonas francas, y no entiendo si aquellas zonas libres de impuestos representan la suma de su estrategia o una mera táctica. Me preocupa la promesa de zonas francas. Como dije anteriormente, no hay garantía que el empresario que recibe un beneficio tributario va a invertir en su negocio. Por otro lado, la idea de una zona franca es bajar costos, y la mayoría de los países que tienen zonas francas con el fin de promover las exportaciones compiten por precio. Si creamos zonas francas para maquillar la pobreza, en lugar de eliminarla, tenemos un problema. De hecho, para que las zonas francas tengan éxito, la pobreza debe mantenerse a través de salarios bajos y sin beneficios. Competir con países como Bangladesh y la China me parece una pelea que no ganamos ni deseamos. Más allá de las zonas francas, ¿tiene Lasso una estrategia para que Ecuador pueda producir productos de valor agregado? ¿tiene un plan para que dejemos de competir por precio, y empecemos a competir por calidad?

¿Qué sería de la infraestructura en Ecuador bajo un gobierno de Lasso?

Muchos de los seguidores de Lasso que dicen con sarcasmo “pero por lo menos tenemos carreteras” están cegados: no ven que para que haya desarrollo tiene que haber infraestructura. A pesar de la corrupción que se ha denunciado recientemente —y de los varios elefantes blancos que tiene a su haber la Revolución Ciudadana, como la Refinería del Pacífico— la inversión en infraestructura hecha por el gobierno de Rafael Correa será de beneficio de Lasso: el comercio depende de buenas carreteras, exportar en lugar de importar energía nos beneficia a todos, hospitales de calidad son necesarios —si no estamos sanos, no producimos. Con tanto recorte tributario propuesto por Lasso, su gobierno tendrá que decidir entre pagar la deuda externa o invertir en infraestructura y programas sociales. ¿Se estancará el desarrollo de infraestructura en su gobierno? Si no, ¿cómo piensa financiarlo?

¿Dejaría que Andrés Páez profundice la división social que ya existe?

Me tomó de sorpresa cuando Lasso eligió a Andrés Páez como su binomio: Su presencia no le haría ganar más votos, y capaz se los ha hecho perder.  A través de su cuenta de Twitter e intervenciones en medios, Paéz parece un hombre motivado por el odio y la venganza, las mismas características que él ve en el correísmo. Si Lasso y él ganan las elecciones, Andrés Paéz ha amenazado con llevar al presidente Correa a la Corte Penal Internacional. La base legal de esa idea es dudosa: según Páez, hackear una cuenta representa un delito de lesa humanidad. También pidió cárcel para Juan Pablo Pozo, el Presidente del Consejo Nacional Electoral  (CNE) por ser prudente en anunciar los resultados de la elección. ¿Bajo qué clase de gobierno demagógico puede un Vicepresidente dictar cárcel para autoridades que no satisfacen sus exigencias? Páez asusta con su sed de venganza.

El Ecuador se ha vuelto un país profundamente polarizado y dividido. Con sus amenazas Andrés Páez no representa un nuevo capítulo donde borramos las categorías de ayer para volver a enfocarnos en celebrar la ecuatorianidad en todas sus manifestaciones: él representa una profundización de la división social. Si ganan, va el binomio de CREO y SUMA a representar a todos los ecuatorianos, incluyendo las personas que sus militantes llaman “borregos”. ¿Van a gobernar con el fin de reconciliar, o buscarán la venganza? Si buscan reconciliación, ¿dejará Lasso que su segundo a bordo mantenga el mismo discurso?

¿Nos acercaría un gobierno de Lasso a la igualdad de oportunidades?

Aunque los militantes de CREO-SUMA no lo quieran admitir, el gobierno de Rafael Correa ayudó a sacar a mucha gente de la pobreza. Muchas familias vieron nacer la primera generación de universitarios que llevan consigo la promesa de romper el ciclo de pobreza. Como Lasso, yo nací en una familia de clase media-baja, y sé que fui el benefactor de condiciones que facilitaron mi éxito. Buenas escuelas y colegios públicos me ofrecieron la misma calidad de educación que mis compañeros criados en sistemas de educación privada. Un buen sistema de salud público salvó a mi familia de ahogarse en cuentas médicas impagables. También, como Lasso, me beneficié de un poco de la suerte: gané una beca que me dejó estudiar en el exterior, algo que me abrió muchas puertas. A veces en Ecuador es común escuchar a personas que se han beneficiado de los subsidios de su familia quejarse de los subsidios de los pobres, pero la verdad es que la noción que una persona solo debe “trabajar duro” para poder avanzar es una mentira. Yo lo sé. Guillermo Lasso lo sabe. Si un niño nace mal nutrido inmediatamente sufre de una desigualdad que le afectará por el resto de su vida. Si Lasso y sus asesores no usan los sistemas públicos de salud, educación, transporte, ¿serían capaces de entender sus problemas y tendrán la voluntad para hacer que aquellos sistemas funcionen para todos? ¿tendrán la urgencia?

Si estamos de acuerdo que el Estado debe promover la libertad individual, también debemos reconocer que no hay libertad para las personas atrapadas en la pobreza. La única manera de facilitar su libertad es crear las condiciones de su éxito, y dejar que los ecuatorianos tengan el mismo punto de partida sin importar su estado económico.

¿Rompería vínculos con SUMA en caso de comprobar corrupción?

Si Lasso ganase, sería innegable que parte de su éxito está en los escándalos de corrupción que han consumido a Alianza País, el partido oficialista. No obstante, el otro partido que quiere poner a Lasso en el poder, SUMA, también se ve afectado por la nueva era de transparencia. Las dos obras emblemáticas de Mauricio Rodas, Alcalde de Quito, la Solución Vial Guayasamín y el Metro, no se han desarrollado bajo las condiciones óptimas de un gobierno que quiere demostrar su compromiso con la transparencia. La Solución Guayasamín es una obra entregada sin licitación pública con detalles y condiciones que los quiteños aún no tenemos claros. El costo del Metro fue renegociado entre Rodas y la empresa contratante, sin ningún criterio más. ¿Cuál sería la reacción de Lasso si salen nombres de sus aliados en la famosa lista de Odebrecht?  ¿Tendría su gobierno un compromiso con la transparencia o es la corrupción algo políticamente oportuno?

No soy defensor del gobierno actual. Se le nota cansado, carente de ideas, hostil al sector privado e incapaz de reconocer y detener la corrupción. Pero reconozco las cosas buenas que ha hecho. Se supone, según Cedatos (la única encuestadora cuyo exitpoll atinó a pronosticar los resultados) Lasso lleva las de ganar. Una persona como yo debería ser un votante entusiasta del candidato de CREO. No dudo que sea un buen hombre, y me parece que honestamente quiere un Ecuador que dé a otros las oportunidades que él tuvo. No obstante, me preocupa la ejecución y me preocupa la idea que el candidato merece un voto no por lo que propone, sino por no ser el otro. Tal idea quita al candidato la obligación de defender sus ideas y elaborar su visión. ¿Tendrá respuestas para mí y todas las personas que en primera vuelta prefirieron a  otros candidatos? Ahora es su mejor oportunidad para esclarecer estas dudas. Tal vez sea la última.

Fotografía de Agencia de Noticias ANDES bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0.

  • Patricio F Bustos

    Yo en lo personal quisiera saber si Lasso eliminara restricciones a las empresas de transporte, que es el único sector de la economía donde no hay libertad de abrir una empresa y trabajar libremente sin tener que comprar un puesto o esperar por un sistema de cuotas que los municipios otorgan cuando quieren. Si alguien cumple los requisitos como sistema de seguridad, seguro para los pasajeros y paga impuestos por su trabajo debería ser libre de hacerlo. Algo similar ocurre con los trabajadores autónomos, si cumplen las regulaciones requeridas deberían ser libres de trabajar, no perseguidos como ocurre en Guayaquil o prohibidos como ocurre con los foodtrunks. Ser liberal no es ofrecer bajar impuestos, es eliminar las restricciones para competir y trabajar.

    • Jose

      Muy bien, esta vez estoy de acuerdo con Ud.

  • Alex Cabrera

    Me alegra mucho leer una reflexión y análisis como la suya, yo votaré por Lenin, pero para mi es frustrante que gran parte de los votantes de Lasso solo se decanten por el con el único argumento de estar en contra de Correa, yo me limito a decirles está bien voten por Lasso pero voten a favor de el, voten por sus propuestas y por que están de acuerdo con ellas, pero resulta que la gran mayoría no las conoce y repiten el mantra “Fuera Correa Fuera” como si saliendo Correa y entrando Lasso sus problemas de solucionaran por arte de magia, no se como sostendrá los servicios públicos con tanto recorte de impuestos, a mi sinceramente lo de zona de franca de salud me parece terrible, es entregar la salud al sector privado, el tema de los “cheques” en educación es exponer a una competencia brutal a escuelas públicas cuando debería buscarse que todas mejoren por igual, considero que Salud y Educación son derechos y deben ser abordados como tales, por ahí leí que “cuando las cosas son gratis nadie se esfuerza” y tiene su parte de razón, pero a una persona de bajos recursos que necesita una cirugía costosa de urgencia no le puedes decir “es que no te esfuerzas”, comparto en la idea de que se deben propiciar igualdad de oportunidades para todos y eso a mi criterio en el plan de Lasso no existe.

    • Jose

      La próxima elección es muy importante y yo no le pediría a nadie que no vote contra Correa porque es parte de la democracia. Pero lo que Ud. no toma en cuenta en su comentario son dos cosas:
      1. La próxima elección es una suerte de elección entre dos malos candidatos: uno es una suerte de “Macri” y otro una suerte de “Maduro”.
      2. Las tendencias fascistas de Correa y también de Lenin Moreno que quiere cambiar la naturaleza de las personas desde el estado-partido-gobierno.
      Y sí, yo prefiero “Macri”.

      • Alex Cabrera

        Si su voto es razonado no tengo ninguna objeción y lo felicito, a mi criterio Lenin es más moderado que Correa, además veo a Lasso mucho mas cerca de Macri que a Lenin de Maduro

        • Pin Gio

          En serio? Mas moderado? Por lo menos en la campaña de Correa no se ondeaban al frente las banderas rojas comunistas… Ninguno de los dos es la mejor opción pero yo no quiero vivir en un país que genere miedo de sus políticas y que termine quebrando la economía con ideas supuestamente “socialistas” pero que es una tapadera para robarse el dinero como la fundación manuela espejo

          • Alex Cabrera

            Ya vamos con el cuco del comunismo? Donde usted ve “ideas supuestamente socialistas” yo veo a 2 millones que salieron de la pobreza, gente antes invisible lograr acceder a educación, a salud, a la universidad, que si es verdad debe mejorar pero se ha avanzado mucho, y que obvio tienen un costo impositivo, mi pregunta es como Lasso sostendrá estos servicios con tanto recorte? Privatizaciones? Y otra pregunta usted está de acuerdo en que tales servicios deben ser cobrados? Es decir que todo tiene precio? Si es así no tengo ninguna objeción es cuestión ideológica y está en su derecho pensar así más no la compartiría, y por cierto Manuela Espejo no es fundación, fue un programa social del gobierno.

          • Jose

            Ud. se respalda en falacias, hubo más reducción de la pobreza antes de Correa, lo que si creo que hubo más en el correato es reducción de la pobreza extrema. En cuanto al acceso a la Universidad, pregunte a los jóvenes. Las privatizaciones las está realizando Correa y lo peor de infraestructura obtenida a crédito.

          • Alex Cabrera

            Con que antecedente veníamos antes de RC? Si está tomando en cuenta el periodo 2000-2006 tenga en cuenta que mucha gente cayó en pobreza por el desastre y consecuencias del Feriado Bancario pero a pesar de eso tenían medios para salir de ella con el pasar del tiempo, que finalmente fue lo que sucedió, tenga en cuenta también que mientras menor es el porcentaje de pobreza se vuelve más difícil reducirla por que es una pobreza sistémica y se incluye falta de acceso a servicios como salud y educación eso que quieren privatizar ahora, y en qué momento este gobierno ha privatizado educación? Solo por tomar una prueba de acceso? O quieren volver a los de antes con sorteos y el primero que llega saca cupo? No mienta por favor.

          • Jose

            A ver primero digame en que miento, me puede decir que me equivoco, pero no que miento.
            Lo que quiere privatizar Correa son las hidoelectricas, sobredimensionadas, construidas con precios excesivos y con deuda.

          • Emanuel Wolf

            “Socialismo” raro este:1. TLC con Europa. 2. Concesión de tres puertos a multinacionales (Posorja, Manta y en El Oro), 3.Coca- Cola en Machachi, 4.Alianzas público -privadas etc etc.

          • Jose

            Ni Maduro ni Lenin Moreno son ni siquiera socialistas, en el mejor de los casos son fascistoides populistas que engañan a los verdaderos socialistas y están aliados con los “comunistas” de cafetin que ondean las banderas de la ex-Unión Soviética porque disfrutan de cargos burocráticos.

  • Leonardo Moreno

    He leido su publicación y es importante que revise las declaraciones de Lasso, las mismas que responden desde ya a sus preguntas. Por ejemplo la zona franca es para hospitales no para productos normales. Otro punto importante es que el Sr Paez busca lo que muchos queremos, que por fin se enjuicie y que se encarcele a todos los corruptos que este gobierno tiene y que ha permitido que fuguen.
    Que se investigue la corrupción de odebrecht que solo en este gobierno no ha sido investigada.
    En mi caso personal aunque vote por Cynthia medite mucho mi voto y la presencia del Sr. Paez logró que esté a punto de darle mi voto en la primera vuelta.
    Claro ahora es seguro mi voto. Que aunque no convencido de Lasso, de lo que si estoy convencido es que aquí no aplica lo de “MEJOR MALO CONOCIDO QUE BUENO POR CONOCER”. Aquí definitivamente este totalitarismo del correismo enferma al país, el odio social que el inculca destruye a mi país. Todo aun mas demostrado con sus peticiones de que lancen mas atunes.

    • Francisco Morales

      Andrés Páez es un esbirro. Su sola presencia debería provocar el más profundo rechazo en las urnas. Un impresentable por donde se lo vea. Lastimosamente más vale el rechazo a AP que el razonamiento lógico e histórico del voto.

      • Leonardo Moreno

        Realmente para mi es un rechazo al totalitarismo, sea del partido que sea, eso enferma porque exime de controles a las autoridades.

  • Felipe Bucaram

    La demanda no es la que crea empleo.

  • Daniela Hernández Herrera

    Hola. Le informo que Correa ejecuta el “plan familia” con una mujer de ultra derecha, que ha penalizado el aborto, que ha prohibido la educación sexual en los colegios y que como único anticonceptivo recomienda la abstinencia. Demostrando con esto que no es un gobierno liberal de izquierda, no puede ser peor este tema con Lasso. Favor informarse

  • Over Ramirez

    con mucho respeto …todo es mejor que seguir con correa …mi voto por Lasso

  • hache_ce

    Los izquierdistas llevan más de 6 años lamentándose de la traición de Correa, acusándolo de ser un pseudo izquierdista, un derechista disfrazado que “toma medidas neoliberales mientras canta al Che Guevara”. Dejando de lado si las visiones del presidente actual sobre los mercados, el proceso de creación de valor y determinación de precios y el rol del Estado son compatibles con una auténtica visión de derecha o si el término “neoliberal” ha sido abusado tanto que ya carece de sentido, para aquellos que se consideran auténticos izquierdistas no es preferible que el poder lo ocupe un derechista auténtico y no uno disfrazado de izquierdista?

    Derechos LGTBI? De seguro que bajo un eventual Gobierno de Lasso no habrá matrimonio homosexual pero tampoco se me ocurre en que condiciones puede haber un retroceso más allá de quizás el regreso a las pantallas de “La Pareja Feliz” o “Vivos” y sus parodias de los homosexuales. Y con todo respeto este es un asunto que no afecta ni al 3% de la población pueda ser considerado una prioridad nacional.

    Derechos Reproductivos : dada la situación actual, con la ultra conservadora dirección del Plan Familia, las declaraciones sobre abstinencia del secretario de la presidencia o la penalización del aborto tampoco es fácil imaginar una situación de mayor retroceso, aunque tampoco se pueden esperar avances.

    Estímulos a la demanda? Llevamos una década de incentivos a la demanda a través del gasto público al estilo keynesiano y así es como nos va

    Infraestructura pública? Aunque ha existido un innegable avance dada la abundancia de ingresos es lo menos que podían hacer. No sabemos si la que tenemos es la mejor que se pudo haber construido con ese flujo de recursos y hay razones de sobra para creer que no se construyó a los precios adecuados y nos quedaron debiendo la autopista Quito Guayaquil por ejemplo. Si Lenin accede a la presidencia enfrentará la misma restricción de recursos por lo que tampoco veríamos muchos avances. Y por otro lado buenas carreteras, hidroeléctricas, puentes, etc no son condición suficiente para garantizar un crecimiento económico sostenido.

    Servicios Públicos? Cuánto de los avances son más fruto de la propaganda que ejemplos reales? Buenos caparazones pero sin personal calificado, escuelas del milenio que implican sacrificios demasiado grandes para los padres, presupuestos recortados a universidades tradicionales en función de un elefante blanco con menos de mil alumnos, etc. Otra vez la restricción de recursos impedirá que se puedan dar avances y más bien veremos un deterioro sea quien sea que ocupe el sillón de carondelet
    control de la corrupción? Creo que aquí está el meollo del asunto de la razón de salir del Gobierno de alianza país: la concentración de poder que ha impedido una fiscalización adecuada y la existencia de contrapesos para evitar que el poder ejecutivo haga su voluntad. Lasso símplemente no tendrá tanto poder en sus manos y nos corresponde como sociedad Civil exigir que se implementen las medidas necesarias para que ningún poder ejecutivo vuelva a concentrar tanto poder. Con organismos de control independientes podemos esperar que se juzgue también una posible corrupción en las obras de los aliados al gobierno. Y si la justicia es independiente del poder ejecutivo poco importaran los berrinches de un vicepresidente.
    votaré por Lasso porque ya es hora de que sea la iniciativa privada la que genere riqueza, que el único modelo sostenible y porque con todos los defectos que le encontremos es mejor alternativa que el continuismo insano de este modelo verde flex ya desgastado

  • Juan Andrade

    Voten por cualquiera igual se van a arrepentir.