Aunque el ciclo electoral cambia, el discurso se repite y se adapta a nuevas condiciones: nos contamos las mismas historias con personajes distintos:

Tenemos que votar por este candidato para poner fin a diez años de corrupción. Tenemos que botar estas élites corruptas del poder, ya que sus años de desperdicio, despilfarro, robo, y mal gobierno merecen la sanción de cárcel. La única opción para darle vuelta a la tortilla es el otro candidato. En este momento no hay que criticar ni a él ni sus políticas, porque es la única opción. Cuestionarlo es estar en favor del continuismo.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Es un discurso que podría haber sido sacado lo mismo de la campaña de Rafael Correa de 2006 o de la de Guillermo Lasso de 2017. Una frase atribuida a León Tolstoi dice que “solo hay dos tramas en todas las obras de ficción: alguien se va de viaje o un extraño llega a la ciudad.” Podríamos decir que las elecciones en Ecuador siguen una lógica similar: un corrupto debe ser sacado del poder. Un salvador viene a cambiar todo.

En su libro Sapiens: A Brief History of Humankind, el autor israelí Yuval Noah Harari analiza cómo los homosapiens lograron ascender del medio al tope de la cadena alimenticia. Según él, hay dos factores que influyen en nuestra supremacía en el reino de los animales: el lenguaje y la ficción. Con el lenguaje —a diferencia de nuestros primos los neandertales— pudimos organizar cadenas de colaboración entre muchos individuos, creando las condiciones para que nuestras destrezas estratégicas superen nuestras deficiencias físicas comparado con otros animales salvajes. La creación y difusión de ficciones es lo que nos permite motivar acciones simultáneas entre miles de personas.
Es algo que solo hacemos los seres humanos: su ausencia mantiene estable el orden social en el reino animal. Como dice Harari, a las abejas nunca se les ha ocurrido matar a la abeja reina y crear un orden dominado por la abeja proletaria. Nuestros primos genéticos los chimpancés, mantienen la misma estructura social desde hace miles de años a pesar de su inteligencia demostrada, pero “no podrías convencer a un mono que te dé su banano con la promesa de recibir bananos ilimitados después de su muerte en el cielo de los monos” dice Harari para subrayar el punto. Que un soldado esté dispuesto a morir por su Patria es el producto de la creencia en una ficción llamada nacionalismo, ese cuento que nos dice que formamos parte de un colectivo único y muchas veces supremo. Que un joven esté dispuesto a ponerse un chaleco de explosivos, suicidarse y matar a docenas de personas inocentes a la vez, es producto de una ficción religiosa contada por uno e internalizada por otro. Con el ejercicio de un voto cada cuatro años, creamos la ficción de la representatividad: le entregamos al Estado el poder de tomar decisiones en nuestro nombre y hasta legitimamos violencia contra ciudadanos, porque todos creemos en una misma ficción de la autoridad del estado. Tenemos la ficción de una república en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, algo impensable para una pareja del mismo sexo que busca legalizar el contrato de su unión. Cada empresa intenta crear una ficción de “nosotros” los nobles y “ellos” la competencia que son los sacrílegos. La ficción es el poder detrás de todo poder. La ficción sostiene nuestro orden diario.

En las elecciones ecuatorianas es una ficción decir “gobierno corrupto”: no porque la corrupción no exista, sino porque atribuimos al gobierno de turno las características que representan la base del sistema operativo del modelo de gobierno que ha operado de la misma manera desde la concepción del Ecuador. Gracias al avance de la tecnología, es más difícil esconder información, y por ende la corrupción es más fácil de encontrar, pero resulta contradictorio, por ejemplo, que Dalo Bucaram denuncie la corrupción de este gobierno y sea condescendiente con el gobierno de su papá. El próximo gobierno tendrá sus casos de corrupción, como los tienen los municipios de Quito y Guayaquil a pesar de ser representados por partidos de la oposición. El oportunismo que se aprovecha de la debilidad institucional no es una marca registrada por un subespecie de ecuatorianos que se identifica como Alianza País. La corrupción es un sistema resiliente que se adaptará a las nuevas condiciones y que sobrevive gracias al interés de los gobiernos de limitar la difusión de información sobre sus actividades. La ubicuidad de la corrupción no significa que no la debemos tomar en serio, pero la ficción es creer que la corrupción desaparecer sólo porque llegan al poder personas que denuncian la corrupción de los predecesores.

***

Alguien me dijo una vez que la gran destreza de Barack Obama como político era ser espejo. Sus militantes veían en él lo que querrían ver. Coexistía el Obama real de convicciones sutiles y el Obama que proyectamos: ese que representa todo lo que quería cada uno de sus militantes en un Presidente liberal. Gracias a esa capacidad de ser el Obama real y el Obama proyectado (digamos, ficticio) que el mayor autor de los ataques con drones pudo ganar el premio Nobel de la Paz.

Algo parecido pasa ahora en el ritual de repetir nuestra ficción de los corruptos y el salvador. Por un lado, es cierto que tenemos una decisión binaria entre el continuismo y el cambio, pero si el deseo de cambiar nos lleva a un punto en que no se puede cuestionar al candidato, estamos creando una nueva ficción de un nuevo salvador, un candidato que se vuelve dos: el candidato real y el candidato ficticio que representa todas nuestras esperanzas sin jamás tener que declararse en favor o en contra de distintas ideas. Hay una razón por la que el candidato solo habla de empleo: mientras menos temas toca, más puede sostener la ficción de su candidatura. Aquella disciplina es la lección que deja un candidato que ve su primera oportunidad real de vencer en las urnas.

Y mientras más creemos en la ficción de un salvador, más nos dividimos entre “ellos” y “nosotros”, los creyentes y los infieles, los buenos y los malos, los rectos y los pecadores, los que están con nosotros, como dijo George Bush al anunciar la invasión de Afganistán, y los que están en contra nuestra. Al generar la ficción del salvador que no puede ser cuestionado, creamos las condiciones del continuismo. Las acusaciones de corrupción del futuro se volverán tramas políticas: el cercano al Presidente que maneja una red de corrupción será víctima de una persecución política. Las personas que antes exigían justicia se callan, o se vuelven indiferentes, o peor: se vuelven defensores de un orden corrupto porque, con el nuevo salvador, el fin justifica el medio.

El reto para los ciudadanos democráticos es crear un mundo en que dos ideas contradictorias puedan coexistir: podemos votar por el candidato pero no dejar de cuestionarlo. Podemos apoyar a un partido sin dejar de hacer preguntas duras y críticas, y sin que aquellas preguntas representan una traición a la causa. Podemos “votar por el cambio” sin dejar de exigir cambio real una vez que un nuevo gobierno asuma su mandato. Acercarnos a verdades y alejarnos de ficciones requiere la dualidad de apoyar sin entregar nuestra facultades críticas al candidato que detrás de su máscara de salvador es un mero mortal que hereda un sistema corrupto cuya fortaleza y resistencia no debe ser subestimada.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

El reto para eliminar la repetición de las ficciones electorales es participar en el juego democrático con más cabeza y menos corazón. Son nuestras ficciones las que sostienen el orden en que vivimos. El poder del aparato estatal es tan fuerte que tiene la capacidad de transformar cualquier candidato que lo herede, sin importar cuán buenas sean sus intenciones. Al igual que Odiseo cuando se amarró al mástil del barco para no caer en la tentación de las sirenas, la única forma de provocar un verdadero cambio es volvernos saludablemente escépticos de aquellas ficciones tan familiares que dividen el mundo en dos, y reconocer cuando repetimos las mismas historias con actores nuevos, esperando un resultado distinto.

Fotografía de pxhidalgo/deposiphotos. Todos los derechos reservados.

  • Alejandro Guzman

    Realmente muy buen artículo. Justo en estos días pensaba que hemos llegado a tal nivel de obnubilación que aunque baje san pedro (por citar un referente moral-no el mío) y nos diga que tal o cual candidato es el mejor … no le creemos!! Y esque esta tan arraigado en los medios y redes el discurso de corrupción versus cambio que al ciudadano promedio solo le dejan esas dos opciones: O estas con ellos o con nosotros.

  • Juan Ponce

    Justamente la idea de eliminar al salvador es la que nos hace que votemos por Lasso, no he escuchado a ninguno de sus seguidores decir que su palabra es sagrada o defenderlo a capa y espada aun cuando haya mucho que criticarle, seguramente los hay, pero apuesto que ni por asomo son la cantidad y con la vehemencia que los del partido verde defienden a sus líderes. Se le criticará y fiscalizara y luego no se le pasará por alto “porque hace obra”. Ciertamente ahora es una decisión de si o no. Es el sistema que tenemos y que parece menos malo que la monarquía, aun cuando nos consta que puede ser llevado al mismo nivel y conquistar a un pueblo ávido de encontrar su salvador.

  • David Solorzano

    Si yo tuviera que elegir entre Lasso y el diablo… voto y reelijo mil veces al diablo

    • Jose

      Pero tal vez Ud. vote por un representante del “diablo”: Lenin “Maduro”.

      • David Solorzano

        Yo no votaré por ninún Lenín “Maduro” , votaré por Lenín Moreno y te digo porqué:
        1. Porque significa el CONTINUISMO… del gobierno de Rafael Correa… el único buen gobierno que he conocido en este país…

        2. Por el manejo responsable de la economía… lo cual no significa que no hayan dificultades para ciertos sectores… pero se maneja tanto la bonanza como la crisis en beneficio de la mayoría…

        3. Por la gratuidad y calidad en la educación publica… base de cualquier desarrollo social…

        4. Por el orden en las universidades…

        5.Por las estupendas escuelas del milenio… las excelentes carreteras… los hospitales… hidroeléctricas… puertos… aeropuertos…

        6. Porque Moreno representa lo bueno de nuestro país… el Estado al servicio de la gente… el esfuerzo de los empresarios responsables y cumplidores de la ley… la laboriosidad del trabajador… el buen uso de nuestros impuestos… la ruptura de prejuicios y complejos…

        7. Y Lasso es lo malo… el odio… los prejuicios… el sectarismo… caos… destruccion…

        Por esto y mas… el 2 de abril votare por Lenin Moreno

        • Jose

          Está bien, está en su derecho, pero le voy a rebatir uno a uno sus argumentos:
          Yo no voy a votar por Lenin “maduro” o Moreno porque
          1. Es el CONTINUISMO del peor gobierno de la historia, uno de los más corruptos y autoritarios desde Ignacio de Veintimilla.
          2. Por el manejo irresponsable de la economía que nos ha llevado a una cuantiosa deuda externa e interna que sobrepasa los 55 000 millones de dolares.
          3. Por la destrucción de la educación intercultural bilingue para reemplazarla por los mamotretos “escuelas del milenio”.
          4. Por el retroceso de las universidades y su pérdida de autonomía.
          5. Por el derroche en carreteras excesivamente costosas y algunas innecesarias, las hidroelectricas sobredimensionadas, construidas con deuda a los chinos y a punto de ser privatizadas a ellos mismo. Ah, me olvidaba: por el fantasma más costozo del mundo, me refiero a la “refinería del Aromo”.
          6. Por la ideología fascista de Moreno que pretende cambiar la naturaleza humana y cree en la seudociencia de la “New Age”.
          7. Porque Lasso, aunque es un mal candidato, representa la esperanza del regreso de las instituciones democráticas.

          • David Solorzano

            POR QUE NO VOTARE POR LASSO:

            1. Su conducta desde que entro a la esfera publica en los años 90s, ha sido contraria al interés ciudadano y nacional, anteponiendo sus intereses de banquero, tanto personales como de su gremio
            Por eso, siendo miembro de la Junta Monetaria entre 1994 y 1996 no se opuso al salvataje del banco Continental…
            Entonces no le molesto que cientos de millones de dolares en dinero publico fueran usados para salvar un negocio privado… que finalmente quebró.
            Ahí no tuvo objeciones para el INTERVENCIONISMO ESTATAL… para salvar a uno de los suyos… cuando ahora le molesta que el Estado auxilie con el bono a madres solteras, discapacitados y ancianos desvalidos… beque a estudiantes pobres… construya escuelas… hospitales… viviendas… carreteras… hidroelectricas… lo cual considera un GASTO…
            2. Financio la campana política y fue ministro de economía del gobierno de Mahuad (1998-1999)… que decreto el feriado bancario… en claro beneficio de la banca…
            Si bien Lasso no es responsable del feriado bancario, si se beneficio del mismo, cuando el banco de Guayaquil, del cual era gerente y accionista, recibio CDRs descontados entre el 40% y 60%… para luego usar esos CDRs al 100% y pagar las deudas del banco con el Estado…
            Miles de sus conciudadanos vieron evaporarse su patrimonio… debido a este canje castigado de sus CDRs.
            Claro… el asunto fue legal, pues el gobierno de Mahuad, al que Lasso financio, emitio la respectiva norma que lo permitia…
            Entonces… al senor Lasso no le quito el sueno la desesperacion y el sufrimiento de sus conciudadanos… NO HIZO MARCHAS… para defender el patrimonio de las familias ecuatorianas… NO HABLÓ de confiscacion a los ecuatorianos…
            Es que el beneficiario fue su banco… y su gremio…
            3. Siendo ministro de Mahuad… Lasso renuncio a su cargo… porque el gobierno, al no tener dinero, suspendió el pago de 90 millones de dolares en bonos Brady a los bancos… incluyendo SU banco…
            Es decir, por intereses totalmente PERSONALES… Lasso abandonó un barco que se hundía… cuando vio que no podia obtener beneficios…
            Le importo un bledo el pais…
            4. En el gobierno de Lucio Gutierrez (2002-2004)… Lazo actuo como negociador ante el FMI… para la firma de las nefastas cartas de intención… que destruian la educacion… la salud… los sueldos… pensiones… y en general el bienestar de la población…
            5. Desde los inicios del gobierno de Rafael Correa (2007), Lasso ha realizado oposición política… y se ha ocultado tras la propaganda de su banco… para posicionar una imagen publica…
            Si bien eso no es ilegal… si evidencia esa etica bastante ‘flexible’… que lo ha caracterizado en su actuar politico… y que hace dudar de su conducta ante el eventual manejo del Estado… la economia… los intereses nacionales…
            Finalmente, en 2013 fue candidato a la presidencia… perdiendo frente a Correa…con el 23% versus el 54%…
            AHORA aspira otra vez a la presidencia… diciendo que le preocupa NUESTRO BIENESTAR…
            Pues yo no le creo a Lasso… por su pasado… por TODO lo que le escucho decir… eliminación de la educación gratuita… destruir el orden en las universidades publicas… desfinanciar peligrosamente al Estado… permitir la fuga de capitales… destruccion de la produccion interna… despidos…
            Lasso y su séquito del odio, toda una fanesca ideologica, apuntan al retorno del viejo pais… con ese caos y tercermundismo que lo caracterizo…
            Por eso… votare por Lenin Moreno… porque es una buena opción.

          • Jose

            1. Correa le pidió financimiento a Lasso para su primera campaña y también pidió a las FARC y al gobierno venezolano a quien Patiño les pagó en el oscuro caso de los pativideos.
            2. Correa estuvo enterado del “feriado bancario” lo mismo que Alexis Mera, Casinelli, Falconí Puig todos funcionarios de Correa.
            3. Correa tampoco hizo marchas en el feriado bancario ni sus socio Lenin “Maduro”.
            4. El primo de Correa, el falso “economista” fue quien impulsó la idea de los CDR´s.
            5. Lo más importante, Correa ha asaltado al IESS (sin ninguna carta de intención), le debe más de 25 000 millones de dólares, lo cual dificultará pagar las pensiones y los servicios en los próximos 30 años.

            Yo no le creo a ninguno pero menos al payaso Moreno y por supuesto que seguimos en el viejo país tercermundista caótico y desordenado.

  • krilin_sama

    Interesante. Está tan posicionada la idea del corrupto y salvador que se escoge como corrupto a un gobierno que ha hecho cambios positivos y como salvador a uno de los que se beneficiaron del feriado bancario y un señor que usa a un niño para ahorcar el peluche de un borrego junto con gente que quiere incendiar Quito ¿que cosas no?

  • Mateo Villalba

    Excelente!